Apuntes del Celta 1-0 Alavés

Analizamos en seis apuntes la primera victoria del curso del Celta de Unzué ante el Alavés.

1.- Idilio con el gol… y mucho más. Maxi Gómez es el nombre propio de este inicio de temporada, y no es para menos. Los cuatro tantos que han marcado los de Juan Carlos Unzué en estas tres jornadas llevan su firma. Ayer, otro cabezazo. Sin embargo, demostró ante el Alavés un abanico mayor que el visto hasta ahora. A su talento rematador le sumó una mayor movilidad, apoyo a Sisto y Aspas ejerciendo casi de mediapunta e incluso sacrificio defensivo.

2.- Talento eslovaco. Aprovechó Stanislav Lobotka la oportunidad que le brindó la lesión de Nemanja Radoja. Comandó el centro del campo, ejerciendo de pivote y mejorando cada balón que pasaba por sus pies. Fue el que más balones recuperó y aportó claridad –mucha- en la salida de balón, con pases que eliminaban líneas. Permitió, especialmente en la primera parte, liberarse a jugadores como Jozabed, Wass o Aspas, que pudieron recibir en posiciones avanzadas y ser más incisivos.                                                      

3.- Iago coge tono. Ante el Alavés sí se vio al moañés rozando su mejor versión. Sólo le faltó el gol, que se le está resistiendo. Parece, con todo, cuestión de tiempo. Volvió a ser ese ‘todocampista’ que todo lo inicia y todo, o casi todo, lo acaba, aderezado siempre con esas gotas de calidad que lo hacen irrepetible y necesario. Por la derecha, por el centro, como punta,… Por fin se vio al mejor Aspas. Y eso para el Celta son palabras mayores.

4.- Fontàs, el punto negro. No fue el mejor día para el de Banyoles. Unzué volvió a apostar por él y por Cabral, tras darle la oportunidad a Roncaglia y Sergi Gómez en Sevilla. Lento, impreciso en la salida de balón y desconectado por momentos. No le gustó tampoco al técnico navarro que, de forma sorprendente, decidió cambiarlo por Sergi en la segunda parte.

5.- Wass ya se parece a Wass. Recuperó el danés su mejor nivel, ése que lo hizo indiscutible con Eduardo Berizzo. Un ‘box-to-box’ con unas características que sólo tiene él en el equipo. Gran despliegue físico, alto rendimiento táctico y un apoyo de quilates para el tridente ofensivo desde segunda línea. Jugó, y bien, tanto por la derecha como de interior. Clave para el dominio del centro del campo.

6.- Emre Mor para ilusionar. Apenas jugó 3 minutos y tocó dos balones. Pero le dio tiempo a dejar un par de amagos y una carrera defensiva de ésas que el público acostumbra a agradecer. Todo apunta a que el turco será titular pronto o tarde, pero entrar en el once hoy por hoy parece misión casi imposible, especialmente en un tridente ofensivo (Maxi-Iago-Sisto) que cada vez rinde mejor. Es una de las grandes incógnitas: qué pieza podría caer. Quizá Jozabed. Quizá Sisto. O quizá nadie. El tiempo y el fútbol hablarán. 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS